Muestra del México Colonial en sus mejores etapas, esta hacienda potosina nos deja ver la fusión de dos mundos, con sus abundantes tradiciones y su correspondiente cultura. Y así, de esta manera, la belleza y el esplendor virreinal, contrasta con la dinámica modernidad de los tiempos recientes. Los alrededores de la Hacienda de Bocas, además, es un espacio donde sus habitantes hacen de sus gestiones comerciales un verdadero arte y del centro del país, una región turística propicia para la aventura, la diversión, la actividad deportiva y el esparcimiento.