Hacienda de Bocas

Bocas tiene ese nombre por el paisaje orográfico conformado por la vinculación de las estribaciones de la Sierra de Miguelito y de la Sierra de Álvarez. Esta hacienda, en su momento, fue de las más relevantes de San Luis Potosí, no únicamente por su vasto territorio, sino además, por hallarse en el Valle de Arista, uno de los más fértiles de la región.

 

La Hacienda de Bocas fue fundada en 1588, cuando se firmó la paz chichimeca y como medio de defensa se instauró el fuerte de Bocas de Maticoya. Con el desarrollo de la agricultura y la ganadería en San Luis Potosí, la hacienda comenzó a crecer, puesto que justo por ese lugar pasaba el río. En 1560 esta propiedad pertenecía a Juan Caballero, y así, cambia su nombre al de Bocas de Caballero.

 

La antigua casa de la hacienda tiene una terraza posterior, desde donde los dueños de la hacienda ven pasar al ferrocarril y desde el interior, por sus altos torreones, se tiene la impresión de estar dentro de un castillo de la Edad Media. En torno a una enorme plaza aparece una fábrica de mezcal, las trojes y el resto de las dependencias del lugar.


México Colonial, fusión tangible de dos mundos ricos en tradiciones y cultura, hoy es el reflejo de la evolución a través del movimiento, llenas de esplendor y belleza virreinal que contrastan con la modernización y el dinamismo del presente. Espacio donde sus habitantes hacen de los negocios un arte y de la región centro del país, un multidestino lleno de aventura, entretenimiento, deporte y diversión. Tres siglos de Arte Virreinal, se pasean orgullosos a lo largo y ancho de nuestras ciudades coloniales: templos, haciendas, plazas y casonas conforman un museo vivo que se entremezcla con verdaderos paraísos naturales que invitan ala acción y a la aventura. Ven a descubrir un tesoro, déjate llevar por la ruta de los Tesoros Coloniales del Centro de México y verás que iniciado el recorrido no podrás ya detenerte, te enamorarás de la belleza de cada rincón. Tesoros Coloniales del Centro de México... un tesoro por siempre.